Tercera y última entrega de mi viaje a China. Una última entrada dedicada a mi visita a la Expo de Shanghai 2010.

No hace falta decir que la Expo de Shanghai es espectacular! A lo grande, como les gusta hacer las cosas a los chinos. Para los que no han estado nunca en China solo hay que recordar la inauguración de los juegos olímpicos del 2008.

Pero también hay que decir que la multitud de gente que había dentro del recinto era insoportable, colas de hasta 4 horas en los pabellones mas populares y chinos por todos lados… Por este motivo solo hemos podido visitar los pabellones en los que no habían colas, como por ejemplo Chile, Argentina, Indonesia, Cuba, Corea del Norte y algún que otro pabellón donde se agrupan los países de menor tamaño. (Si, Corea del Norte estaba presente en esta Expo, por primera vez en la historia!). En mi opinión, lo principal en la Expo, para gente como yo que solo tiene un día para poder visitarla, es caminar por las calles y ver la arquitectura de cada pabellón, cada cual mas creativo y mas vistoso.

El pabellón de España esta entre los top 5 de toda la Expo, después de China, Alemania y 3 países mas europeos que no recuerdo… La cola del pabellón español era tremenda, superior a las 2 horas. Pero lógicamente los españoles no hacemos cola en nuestra casa. Así, que por la puerta de atrás pasamos Jane y yo. También pudimos conocer a varios voluntarios españoles de la anterior Expo de Zaragoza. Todos los españoles encargados de la organización del pabellón español se merecen un monumento. Poder controlar la avalancha de chinos entrando por el pabellón es para tener un temple y una paciencia digna de admirar.

El pabellón español esta decorado en la parte exterior con una especie de murales de mimbre, es posible que por este motivo le guste tanto a los chinos. Por dentro el pabellón esta dividido en tres zonas, una primera zona parecida a una cueva donde van apareciendo sobre las paredes imágenes mas características de España: el flamenco, los San Fermines, Rafa Nadal, La selección española de fútbol, etc… Una segunda zona donde cuelgan pantallas desde el techo en todas direcciones. En estas pantallas se puede ver un poco de la historia de España: El Seat Seiscientos, Benidorm y sus playas y los sitios mas representativos de España. Por ultimo, la ultima zona del pabellón español es la zona de Miguelín, el mega-bebe que solo abre y cierra los ojos, pero que a los chinos les encanta… También había una zona de venta de productos españoles (como en todos los pabellones). Estaban presente marcas como Lladró, Mango, empresas de alimentación, de calzado, etc… Y por ultimo estaba el “Tapas Bar”. El Tapas Bar es un bar español de tapas que esta en Maoming Rd y en la zona de Hongqiao y que durante el periodo de la Expo ha montado su bar en el pabellón de España.

La organización de la Expo también hay que decir que ha sido perfecta, voluntarios por todos lados y en los hoteles. Las colas aunque son inevitables en China, estaban organizadas y protegidas con parasoles y ventiladores para evitar que la gente muriese de lipotimias. El 99% de la gente que había en la Expo eran de nacionalidad China. Muy pocos extranjeros. De hecho esta entrada la estoy escribiendo desde el avión de Airfrance en mi regreso a casa y hay muchos asientos vacíos, parece que los occidentales no se han animado a venir a Shanghai, la mayoría tendrá otras cosas mas importantes por las que preocuparse en estos momentos.

Dentro de unos días, una vez acabada la Expo, toca recoger y llevárselo todo a casa, algunos pabellones se quedarán en el recinto y otros se desmontarán y se irán a sus países de origen, lo que seguro permanecerá son los mega-pabellones construidos con vistas a celebrar exposiciones y todo tipo de eventos. Veremos como ha quedado el recinto en mi próximo viaje a Shanghai.

Jane y yo en el pabellón de China

Jane y yo en el pabellón de China

El gran Miguelín

El gran Miguelín