All Posts by Alberto Mera

4 Desarrollo y Producción de un producto en China.

decuclis

En nuestro post de hoy cuento con la colaboración de Alberto Mera. Un Emprendedor que esta lanzando un nuevo producto a través de la pasarela de crowdfunding Verkami y nos quiere contar su experiencia en el proceso de búsqueda de proveedores.

La historia de Alberto es una historia de un emprendedor nato. Su primer negocio fue un concurso para estudiantes de diseño de interiores. No funcionó como esperaba, pero consiguió que se apuntara gente desde Australia. Después trajo agua de coco a España. Esta vez desde Filipinas. Ahora un accesorio para que todos vayamos más felices al baño. No inventó la frase: “preocuparse es como una mecedora, te entretiene pero no te lleva a ningún sitio”. Pero le gusta apropiársela.

En búsqueda del proveedor para mi producto. Mi historia.

Esta es la primera parte de mi relato sobre la experiencia de importar desde China y se centra en la búsqueda del proveedor adecuado para mi producto. Si os parece interesante, haré una segunda parte que también podréis encontrar aquí contando las peripecias del transporte China-Madrid.

¿Qué es lo que quiero importar? En mi caso, se trata de un escabel de plástico. Resulta que el váter nos hace un montón de daño o, más concretamente, sentarnos en él para hacer nuestras cosas. Con el escabel se puede imitar la postura de cuclillas al sentarnos en la taza. Pero vamos, podéis ver más sobre el proyecto aquí. Lo que quiero decir es que hay que estudiar bien lo que quieres fabricar, pues siempre hay más de una opción.

Una pieza de plástico se puede hacer de varias formas. Lo más sencillo para producir a gran escala es que se haga por medio de plástico inyectado. El plástico se inyecta en algo: el molde. Estos moldes pueden ser de diferentes materiales. Unos te dan para hacer más copias y otros para menos. Os podéis imaginar cuáles son más caros. Lo que es menos intuitivo es el precio que pueden alcanzar.

Lo mío es una pieza muy básica. Entendía, inocentemente, que el molde de algo así no podría costar más de tres o cuatro mil euros. Hablé con cuatro moldistas en España y los precios rondaban los 25.000€. Esto me rompió un poco el plan de negocio.
El coste retail de mi producto sería al menos tres veces el que tenía en mente. Pero te pones a mirar y hay plástico por todas partes. No podía creerme que costase tanto crear algo.

Mal que me pese, en España sólo sale a cuenta producir cosas complejas. Uno de los proveedores me comentó que la mitad de sus encargos consistía en reparar piezas producidas en China. Al cliente le salía mejor producirlas malamente allí, traerlas y repararlas en España que hacerlas bien aquí de primeras.

Total, ¿cómo encuentro un proveedor para esto? Yo usé Alibaba. Una web donde cientos de proveedores ofrecen sus productos y servicios. Hay dos formas de encarar esto. Una es buscar tú los proveedores en el panel de búsqueda por productos, otra es decir lo que quieres y esperar ofertas. Yo probé ambas.

La primera opción te muestra a los mejor posicionados. Normalmente fábricas más grandes con más variedad de producto. Mi experiencia con éstos fue que les notaba menos hambrientos por conseguir negocio. Intuyo que tienen bastante actividad y son menos proactivos en la búsqueda de nuevos clientes.

La segunda opción me acercó a exactamente lo opuesto. Fábricas más pequeñas. Especializadas en un pequeño abanico de productos. Aquí te buscan ellos a ti y te ofrecen sus servicios. Te sientes más importante que buscándolos tú. Además, se presentan muchos más y ya sabes que pueden hacer lo que les has pedido. Recomiendo echarle un buen rato a escribir claramente (muy claramente) lo que quieres. Aunque seas bilingüe en inglés, la comprensión no está garantizada. Y es importante que esté todo claro. Es normal que digan a todo que sí, a veces sin entender muy bien lo que les pides. Yo les exijo que me expliquen brevemente mi petición con sus palabras para asegurarme de que lo tienen claro. Aunque a veces pasan de hacerlo. Es así.

Lo ideal es pedir muchos presupuestos. Más aún si no tienes ni idea de lo que cuesta lo que estás pidiendo. Como era mi caso.
Cuando recibas 10 ó 15 ofertas puedes hacerte una idea de por dónde van los tiros.

La primera sorpresa que me llevé fue que el coste del molde era aproximadamente el 20% de lo que me costaba en España. Bien. La segunda fue la variedad de precios. En España los proveedores me dieron prácticamente el mismo presupuesto. De China recibí precios con variaciones de más del 100% en algunos casos. ¿Intentan timarme? Y si es así: ¿Quiénes? ¿Los que piden poco porque no pretenden enviarme nada o los que piden mucho porque cuentan con que no tengo ni idea?

Cuando pague lo averiguaremos, supongo. Pagar y esperar no deja tranquilo a nadie, claro. Hay formas de evitar el timo o al menos intentarlo. Lo mejor es ir allí y ver la fábrica, hablar con la gente y demás. A falta de eso está el teléfono. Y rezar. Rezar nunca está de más.

Hoy en día hay sistemas como Escrow, que permiten dejar el pago en garantía. Tú pagas y el proveedor lo sabe, aunque no ha recibido el dinero. Cuando recibes la mercancía y está bien, liberas el pago y todos contentos. Sin embargo, ninguno de los dos proveedores finalistas me ofrecía esta posibilidad. Transferencia bancaria o nada. Bueno, ¿hemos venido a jugar, no?

Si la inversión no es una que vaya a suponerte un verdadero problema, imagino (quiero pensar) que puedes arriesgarte con el proveedor. Jorge es de la opinión de que la mayoría entregan y el problema a veces está en lo que entregan. Pero de eso ya me preocuparé luego. Tengo dos proveedores que me gustan: uno hace un producto parecido al mío para otro cliente. Otro tiene fotos con clientes occidentales muy sonrientes. ¿Vosotros, con cuál os quedaríais? Podéis comentar más abajo.

Hoy lanzo la campaña de mi producto en Verkami buscando financiación y sobre todo validar el negocio. Soy de la opinión de que antes de enfrascarse en un negocio hay que probar antes qué opinan tus potenciales clientes, si es que tienes alguno. Podéis ver mi campaña aquí. Si sale adelante, continuaré con el proceso de importación y habrá una segunda parte explicando la relación con el transitario, aduana y almacenaje de la mercancía.
Espero que os haya servido de alguna ayuda y que intentéis perseguir vuestra idea. Lo difícil es empezar. Haz algo hoy.